Consejos mantener su bicicleta plegable como nueva

Cada vez es más común que las personas tengan una bicicleta plegable en casa, especialmente aquellas que no la utilizan tan seguido y que buscan no ocupar tanto espacio, el problema surge cuando al no usarlas con regularidad empiezan a deteriorarse.

Es por eso que, es importante conocer cuál es la mejor manera de cuidar su bicicleta plegable y evitar que se dañe al poco tiempo de haberla comprado.

Los mejores consejos que debes conocer para cuidar tu bicicleta plegable

Hay que tener en cuenta que las bicicletas plegables suelen ser un poco más delicadas que las bicicletas convencionales, por lo que el cuidado que se les debe dar tiene que ser más minucioso en cuanto a su sistema de plegado y por su puesto hacerlo con la mayor regularidad posible. Las bicicletas plegables pueden tener una durabilidad tan larga como cualquier otra bicicleta pero eso dependerá única y exclusivamente del sueño.

Recuerda que todo en la vida tiene un ciclo de vida útil, en algún momento dejará de funcionar pero si se saben cuidar pueden llegar a duran muchos años. El cuidado de las bicicletas es fundamental para su utilización, ya que de ella depender su funcionamiento pero sobre todo la seguridad de la persona que la utilice.

Mantenimiento

No es necesario tener que llevar la bicicleta a un especialista para que la mantengas a punto, el cuidado de esta puedes realizarlo en casa sin ningún problema y así lo haces correctamente, funcionará tan bien como la bicicleta de un profesional, solo tienes que saber qué hacer y cómo hacerlo. Aquí daremos una serie de consejos para cuida su bicicleta plegable.

A continuación explicaremos el correcto mantenimiento de cada una de las partes de tu bicicleta plegable:

  • Primero que nada, lo más fundamental y sencillo de realizar es asegurarte que tu bici se mantenga siempre limpia, no es algo difícil de hacer, ni que conlleve grandes esfuerzos. Si no la utilizas con regularidad, intenta sacarla de donde la tengas guardada cada cierto tiempo y realizarse su respectiva limpieza, junto con todo lo que explicaremos a continuación.

Si la acabas de utilizar y vas a guardarla, intenta siempre limpiarla antes de hacer, especialmente si está llena de barro. Es muy sencillo, solo se necesita agua y una esponja, si se utiliza una máquina hidroeléctrica será mucho más fácil, pero si tu bicicleta es eléctrica no se te olvide quita primero la batería antes de mojarla.

Productos recomendados

Para los productos que utilices, debes tener en cuenta que no pueden ser demasiado agresivos o corrosivos, ya que esto podría dañar la bici, basta con utilizar un jabón como el que usas para lavar la ropa o los platos.

  • Uno de los lugares en donde mayor cuidado debes tener, es en la transmisión. Para limpiar este lugar es importante que utilices algún tipo de desengrasante y que te apoye en un cepillo, específicamente uno con cerdas duras. De manera, que la grasa se desvanezca en su totalidad.

Existen una gran gama de productos desengrasante que funcionan muy bien en bicicletas fabricadas con aluminio, acero o carbón. Intenta que el producto que elijas sea natural, biodegradable y que salga muy fácil solo con agua.

Lo único que se debe hacer es rociar el producto en la transmisión, esperar a que actúe durante algunos minutos y luego cepillar hasta eliminar todos los residuos.

El corazón de tu bicicleta: la cadena

A las cadenas se les debe dar un cuidado muy especial, para que estas no se queden trancada. Aunque tampoco es un trabajo difícil, si se requiere de un  trabajo más minucioso, lo que se puede hacer para hacerlo de manera más fácil es no rociarlas con el desengrasante, sino introducirla en él y dejarlas por un largo rato, cuando se saquen cepillarlas igualmente.

Tanto con las partes de la transmisión como con cada una de las partes plegables de la bicicleta se debe usar un producto lubricante, lógicamente para que funcione a la perfección y no se atasquen por la falta de uso.

  • La suspensión y los frenos también requieren de mucho cuidado, pues la seguridad del usuario dependerá mucho del mantenimiento que se les dé a estas dos partes. Hay que estar siempre atentos a que los frenos no contengan ningún tipo de mugre que pueda evitar la fricción y por ende, un mal funcionamiento.
  • En cuanto a las ruedas su limpieza es muy sencilla, básicamente deben estar libres de barro que puedan causar deslizamientos. No hay que utilizar con ellas productos que puedan afectar los neumáticos y por supuesto hay que cambiarlos cada cierto tiempo, cuando hayan perdido su funcionalidad.
  • Para tu bicicleta plegable puedes utilizar dos tipos de lubricante. Los secos, que son para climas secos y los lubricantes más grasosos, que funcionan mejor en climas lluvioso o para cuando vas a llevar tu bicicleta a paseos en donde estará en contacto con el agua
  • Por mucho que puedas cuidar tu bicicleta, un consejo muy importante es mantener siempre un kit de herramientas contigo para utilizar en casos de emergencia.
  • Intenta estar siempre atento a cualquier ruido que pueda presentar tu bici. También puedes usar cinta protectora para la cuadra, la cual la protegerá para impactos fuertes, desgastes o arañazos.
  • Como puedes ver los cuidados de bicicletas plegables es prácticamente el mismo que el de cualquier otra bicicleta y puedes realizarlo el mismo usuario. A las que mayor cuidado se les debe dar son a las eléctricas, específicamente a la batería.

Pero cosas muy sencillas como no dejar que se acabe su carga por completo porque esto puede hacer que se dañen, así que si tu bicicleta plegable es eléctrica, intenta conectar su batería antes de que esta se termine. Igualmente si vas a durar un tiempo sin usarla, guárdala con algo de carga. Por último, es importante que con este tipo de bici cada cierto tiempo hagas un ciclo completo de carga y descarga.

Deja un comentario