Consejos Para Hacer La Fogata Perfecta Cuando Vas De Camping

Acampar es una de las actividades al aire libre que más llaman la atención, no solo por estar en contacto con la naturaleza, sino porque nos da la oportunidad de desconectarnos por completo de la ciudad y su ajetreada cotidianidad.

Irnos por varios días de camping puede ser una experiencia realmente relajante, sin embargo, si no estamos bien preparados también puede generarnos varios dolores de cabeza. Para que esto no suceda una de las piezas claves para el camping de tus sueños es la fogata.

Consejos para hacer la fogata de camping perfecta

consejos para hacer fuego de acampar

Pasar la noche en la naturaleza puede ser realmente peligroso, muy oscuro y frío, pero una buena fogata nos protegerá de todas estas adversidades. Ya sea para preparar una comida normal o rehidratar comida liofilizada, el calor de la fogata sin duda te ayudará a recargar energías.

Pero para realizar la fogata perfecta debemos tener en cuenta varios factores como el tipo de combustible a usar, si el lugar de acampado permite fogatas e incluso las normas de seguridad para poder hacerlas.

Sin la fogata perfecta el camping pierde su esencia es por ello que aquí te contamos cómo hacerla y cómo apagarla de manera correcta y segura.

1. Elige el lugar correcto

La ubicación de la fogata es lo principal a tener en cuenta por varios motivos, en primer lugar porque hay lugares que no las permiten. Debes asegurarte de que sea permitido encender una en el lugar donde acamparás.

Mantén siempre una distancia de 100 metros mínimos de árboles y zonas boscosas, ya que puedes causar un incendio forestal no solo acabando con tu diversión, sino causando una gran catástrofe. Siempre ten en cuenta a dónde se dirige el viento, pues una chispa de tu fogata puede ir a parar perfectamente a los árboles e incendiarlos.

Asimismo, el terreno es fundamental, procura que alrededor de él no haya materiales combustibles. Puedes bordear la fogata con arena o tierra, esto impedirá que el fuego se extienda a otros lugares.

Siempre, siempre ten a la mano agua o un extintor para apagar la fogata en caso de salirse de control.

2. Materiales correctos para encender la fogata

Cuando ya hayas escogido el mejor lugar para la fogata seguro que ya querrás asar tus malvaviscos y calentar tu comida cuanto antes, sin embargo, ahora viene la parte crucial: encender la fogata. Para ello tendrás que contar con lo siguiente: yesca, madera y combustible.

El combustible puede ser diésel o gasolina, pues este arde de forma rápida y no necesitas grandes cantidades para que tu fogata comience a darte calor.

La yesca es un material inflamable, el núcleo de la fogata puede contener plumas, hierba seca o hasta un pedazo de tela. Para darle forma a la fogata colocarás ese material al centro y lo rodearás con madera.

La madera preferiblemente deber contar con aceites o resina suave, ya que es especialmente inflamable con estas características. Coloca la madera en forma piramidal alrededor de la yesca y procura que sea una buena cantidad ya que tiende a arder rápidamente y desvanecerse.

Ahora comienza a recoger leño que mantendrá vivo tu fuego durante horas una vez que hayas encendido la hoguera. Esta consta de trozos de madera o ramas grandes.

3. ¿Cómo encender la fogata?

Ya has preparado todos los materiales y has colocado la estructura de la fogata, viene el momento decisivo: encenderla. Sin embargo, antes de hacerlo procura tener mucho cuidado y seguir las normas de seguridad que daremos durante la explicación de cómo encender la fogata.

Recuerda que lo principal es tu protección y la de tus acompañantes, no podemos arruinar la diversión antes de que comience solo por no ser cuidadosos.

El momento que puede generar más peligro es cuando vamos a encender la fogata. Toma un fósforo y antes de rasparlo, asegura la dirección en la que sopla el viento. Párate frente a tu estructura de tal manera que el viento no esté dando hacia ella.

Coloca un poco de combustible en un trozo de leña y enciéndelo, lleva el trozo de leña encendido lo más cerca del núcleo donde está la yesca. Revisa que las llamas nacientes ardan de abajo hacia arriba.

Si el clima está húmedo será necesario encender varios fósforos para que la leña pueda tomar llamas. Al momento que veas las primeras necesitarás oxígeno para que pueda formarse el fuego de forma correcta, así que comienza a soplar la brasa con algún abanico.

Ten en cuenta que si soplas las llamas directamente puedes apagarlas, por lo que debes siempre soplar la brasa, asegurando que las llamas vayan en dirección de abajo a arriba. Tampoco debes soplar con tu boca, siempre usa un instrumento para generar viento.

Cuando la leña comience a arder lentamente, tendrás tu fogata lista y podrás relajarte haciendo deliciosas comidas o calentándote del frío de la noche.

4. ¿Cómo apagar la fogata correctamente?

Una vez que has disfrutado de tu velada y es hora de irse es importante no olvidarse de apagar la fogata, y no solo de apagarla sin más, sino de hacerlo correctamente y asegurarte de que realmente esté apagada.

Una chispa y algo de viento son suficientes para causar una catástrofe natural y un incendio forestal es una tragedia que afecta miles de vidas. Así que presta atención a este crucial paso.

Existen varias formas de apagar una fogata, ya sea extrayendo el oxígeno o el combustible. Para ello podemos utilizar diferentes materiales y echarlos encima de la fogata. La arena y tierra húmeda son realmente efectivas para esta tarea.

También puedes utilizar agua, pero solo cuando la fogata haya mermado, esta debes verterla en la brasa y siempre asegurando de retirar la leña entera con anticipación. Generalmente, no hay agua cerca de los sitios de camping por lo que puedes llevar una botella grande de agua con el fin de apagar la fogata.

Si te encuentras en una zona con ríos o agua alrededor te será mucho más fácil apagarla. Recuerda nunca subestimar los riesgos de una fogata en la naturaleza, así que antes de partir asegúrate varias veces de que no quede absolutamente rastro de fuego en ella.