Fascitis Plantar, Causas Y Tratamientos

La fascitis plantar es una lesión muy común entre corredores y atletas en el tejido fascial tendinoso que sujeta el pie, y que tenemos en la planta del pie.

Algunas de las causas más comunes son:

  • Sobrecarga del tejido fascial tendinoso.
  • Cambio de calzado, en algunos casos, al pie le cuesta un poco la adaptación, causando una inflamación.
  • Malformaciones óseas

Esta lesión debe ser tratada lo antes posible, y de forma adecuada, para que no se vuelva una lesión crónica.  Además suele causar mucho dolor en la zona del talón, lo que hace indispensable tomar ciertas medidas para reducir la inflamación del tejido.

FASCITIS PLANTAR

¿Cómo tratar la fascitis plantar?

Más que buscar un tratamiento para la fascitis plantar se debe buscar prevenir la lesión, esto se logra mediante un adecuado calentamiento y estiramiento de los músculos antes de hacer deporte, poniendo especial atención a los ejercicios específicos para el pie.  Por otro lado, es sumamente importante que escojamos un calzado adecuado, hoy en día las tiendas de deporte ofrecen una gran variedad de zapatillas deportivas, hay que tener claro que ni todas las zapatillas son aptas para todos los deportes, ni en el caso específico de los corredores todas las zapatillas pueden ser usadas por todo tipo de corredores.

Ahora bien, si ya se presentan síntomas, y se diagnostica la lesión, como tratamiento para la fascitis plantar se recomiendan entre otras cosas:

  1. Para el dolor agudo, se aplicarán compresas de hielo durante 10-20 segundos a la vez que se masaje la zona afecta, esto debe hacer 3 veces al día.
  2. Pasadas unas 48 horas de la lesión, se recomienda la aplicación de ultrasonidos continuos (5-10 W/cm) durante unos 5 minutos.
  3. Masajes con movimientos rotatorios.
  4. Estimulación eléctrica para aumentar la flexibilidad de la planta del pie, esto es particularmente efectivo si se combina con los ultrasonidos.
  5. Vendajes especiales.  Este tipo de vendajes hechos con esparadrapo adhesivo pueden ayudar a calmar el dolor.
  6. Uso de plantillas.  En este caso, las plantillas pueden servir para servir de “colchón” para la planta del pie, absorbiendo los impactos.

En caso de que la lesión se vuelva crónica y pasados varios meses ni el dolor ni la inflamación remiten, puede llegarse a intervenir quirúrgicamente, pero esta opción solo debe ser considerada en casos extremos, ya que hay una serie de posibles efectos secundarios asociados.